Rompiendo mitos

15/10/2014

La mayor parte de los profesionales del Medio Natural, de acuerdo con el estudio de diagnóstico realizado en el proyecto Agua Forestal de ASEMFO, cree, como la mayoría de la sociedad, que el incremento de las masas forestales mediterráneas en un territorio conlleva un aumento del caudal, así como su regulación y atemperamiento durante el año.

Pues bien, esto es falso, ya que sabemos que el incremento de la superficie forestal en un territorio hace que el agua azul (que es la suma de la escorrentía y la infiltración profunda y subsuperficial) disponible para la red hidrográfica, disminuya en un porcentaje que algunos autores sitúan en el 30% para incrementos superiores al 200% de la superficie forestal inicial. Dicho de otra forma, la disminución de la superficie forestal en más de un 50% podría revertir en incrementos de los caudales superiores al 30%.

Nuestra respuesta profesional será mantener el criterio de optimización del uso y el punto de equilibrio entre agua azul y agua verde (suma de la intercepción, evaporación y transpiración), de acuerdo con los criterios de la propiedad y en el marco de la normativa de impacto ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *