Paisajes del agua en la España mediterránea. La dehesa

22-12-2014

Hablamos de nuestro paisaje mediterráneo más genuino, la dehesa, entendida esta como sistema aclarado del bosque mediterráneo para favorecer alternativamente el pasto, el cultivo de secano y el monte o matorral. Sería en realidad un paisaje ligado a aprovechamiento óptimo del agua en zonas muy concretas de encinares y otros bosques esclerófilos.

Se extiende por todo el cuadrante suroccidental de Iberia, y sube por el norte hasta Salamanca y Zamora, abarcando por el este hasta el extremo oriental de los montes de Toledo y Sierra Morena. En Portugal se denomina “montado”. Hablamos también en general de paisajes mediterráneos de tipo “parque”, en general, esto es, donde el arbolado queda salpicado entre el pasto, método óptimo de aprovechamiento del medio y de la gestión del agua de lluvia. Este tipo de paisajes pueden tener otros árboles como protagonistas y en este caso hablamos de otros tipos de paisajes adehesados o “parque”. El nombre “monte hueco” también es utilizado en algunas ocasiones. Se aprovecha el agua según la topografía alomada, sutilmente, mediante sistemas alternantes de vaguadas y altos, aprovechado los primeros para la posible construcción de balsas ganaderas o pequeños embalses. En la terminología local se habla de vaguadas, bajíos, posíos, baenes, bonales, etc.

 Normalmente el arbolado dominante es la encina por antonomasia, pero puede haber dehesas de alcornoque mixtas de encina y alcornoque, y también existen dehesas de roble melojo o de quejigo, o mixtas entre dos o más de las quercíneas mencionadas.

 Se trata de un paisaje muy interesante que maximiza el agua disponible y soporta el periodo de déficit hídrico mediante rotaciones del ganado para pastar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *