LAS ULTIMAS TORMENTAS PRIMAVERALES

En el mes de junio se producen dos hechos meteorológicos aparentemente contradictorias.  En primer lugar se producen las últimas precipitaciones primaverales, generalmente en forma de tormenta que dan paso a la sequía estival. En segundo lugar como la evapotranspiración es tan alta y supera a las precipitaciones, las plantas anuales cierran su ciclo y los campos se agostan. Es decir llueve pero los campos están agostados.

El agua caída beneficia a especies perennes entre ellas árboles y arbustos, dando lugar a mayores crecimientos anuales. Son los beneficios de las primaveras (tardías). Por el contrario las plantas anuales han cerrado su ciclo y no utilizan este agua. De hecho ni siquiera suelen germinar sus semillas pues la aridez por evapotranspiración vuelve al suelo en muy breve plazo.

Estos últimos temporales de lluvia en el mediterráneo, suelen ser también la última oportunidad de recoger agua en forma de escorrentía, dada la frecuencia de tormentas y aguaceros de alta intensidad. En ellos se supera la capacidad de infiltración del suelo. Los caminos, carreteras y suelos desnudos o casi desnudos serán los lugares con mayor capacidad de recolección de agua. Una red de charcas, depósitos y otras pequeñas actuaciones en el entorno de caminos y vías a favor de alcantarillas  y cunetas, permite recoger cantidades significativas.

A modo de ejemplo os incluyo los mapas de balance hídrico de AEMET para que los comparéis con los de mayo. Observar como “ha mejorado” el de la capa superficial del suelo.

nwbhgp93

nwbhgp92

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *