El ciclo humano del agua

19/11/2014

El agua y su manejo es pieza fundamental en el proceso de la civilización. Se conoce su manejo en civilizaciones anteriores a la egipcia, hace más de 5000 años.

Nuestro idioma castellano, incluye palabras relacionadas con el agua, la mayoría de origen árabe, que son como parte de los genes de nuestra herencia cultural. Entre otras podemos citar: ablución, aceña, aflorar, aguabenditera, aguadera, albañal, alberca, alcantarilla, alcorque, aljibe, aljofaina, alumbrar, arcaduz, arriate, atanor, azarbe, azud, etc.

El aprovechamiento tradicional de este recurso es muy interesante de analizar pues no sólo lo es por su valor histórico, sino que algunas técnicas siguen vigentes y tienen actualidad y futuro, y representan una alternativa al desperdicio del agua y la baja valoración que de ella tenemos. En definitiva, tienen mucho que aportar. Hay que reconsiderar su reutilización aunque con tecnologías modernas.

Son sobre todo las culturas desarrolladas en medios mediterráneos subáridos (con estación seca o déficit hídrico muy importante), las que mejor han desarrollado estos procesos de máxima optimización de los recursos hídricos. Entre ellas por supuesto se encuentran las culturas circunmediterráneas, como cuna de la civilización y del manejo del agua.

El proceso de aprovechamiento tradicional implica todas las fases del ciclo humano del agua:
Producción – Técnicas de captación.
Recolección – Técnicas de aprovechamiento máximo.
Almacenamiento – Retener el máximo de tiempo. Retrasar la evaporación.
Distribución, transporte (conducción o aducción). Reconducir el agua.
Consumo.

Podemos clasificar por tanto el patrimonio tradicional de infraestructuras del agua en las siguientes tipologías:
• Elementos de captación.
• Elementos de acumulación.
• Elementos de transporte y distribución.
• Elementos de consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *