Depósitos de almacenaje de aguas de lluvia procedentes de escorrentía I. Aljibes

31/10/2014

En una zona con una precipitación media de 500 mm de precipitación por metro cuadrado al año necesitamos:

Para obtener un metro cúbico (1000 l) de agua de escorrentía en un terreno con más de un 20% de pendiente:
• 2,66 metros cuadrados de suelo desnudo impermeable
• 3,64 metros cuadrados de suelo de cultivo semipermeable.
• 4,00 metros cuadrados de suelo de pastizal mediterráneo ligero
• 10,00 metros cuadrados de suelo de bosque denso o mancha mediterránea.

Los aljibes son depósitos subterráneos, para evitar la evaporación, que permiten almacenar agua de lluvia. El agua es llevada hasta ellos por escorrentía y deben estar ubicados en el punto más bajo de la superficie de recogida, o bien por canalizaciones diversas. Generalmente se han usado para almacenar aguas con destino al uso doméstico. Una aljibe necesita de paramentos, paredes y fondo perfectamente impermeabilizados. Debe estar alejado de aguas residuales que puedan contaminarlo. Previamente a la entrada del agua conviene que haya una zona de filtrado previo, así como la posibilidad de limpiar los fondos de los sólidos más finos que se hayan ido decantando con el tiempo. Requiere una salida de seguridad frente a grandes aguaceros, a un nivel determinado de llenado y con un caudal de desagüe adecuadamente calculado para que no reviente.

Una familia de cuatro miembros requeriría para su consumo estival, tener almacenados previamente 120 metros cúbicos de agua, es decir un aljibe de dimensiones de 10 x 6 x 2 metros. Para ello necesitaría una cuenca de recogida en ladera con suelo impermeable de 20 x 16 = 320 metros cuadrados.

Los primeros días de lluvia de otoño se deja correr el agua para limpiar las superficies de escorrentía sin abrir el aljibe. Una vez limpia la cuenca de recogida y que el agua no es turbia se abren las puertas y el aljibe se recarga.

 

La figura de los aljibes es un dibujo de Ignacio Abella de un  sistema de llenado de aljibes con las aguas de los tejados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *