¿Debería el Canal de Isabel II impulsar la gestión forestal en la Sierra de Guadarrama?

A continuación os incluimos el inicio de nuestra nueva entrada en íagua y un enlace para acceder al contenido completo de la misma. Esperamos que os resulte interesante.

 

IMG_1563

Para situarnos recordaremos que Canal de Isabel II Gestión es la sociedad anónima responsable del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid (Extraído de su web). Es decir el agua que utilizamos los madrileños es recogida, embalsada, distribuida, tratada consumida, depurada y devuelta a la red hidrográfica bajo la gestión de esta histórica empresa. Es una empresa pública que en palabras de La Presidenta, Cristina Cifuentes, “Es una empresa pública muy rentable, que presta un servicio esencial, de máxima calidad y a un precio asequible para el ciudadano, no cuesta dinero público y no, no se va a privatizar” (Publicado en Bolsamanía 20 de agosto de 2015)

La Sierra de Guadarrama en sentido amplio, llamada a veces por el Canal de Isabel II, Sierra del Agua es un territorio de unas 200.000 has o 2.000 km2 que conforman las cuencas de recepción de los embalses gestionados por “El Canal”. Estas montañas alimentan y nutren su capacidad de embalsamiento cifrada en 946 hm3. Si asignamos una precipitación media para el territorio de 700 mm anuales, 7.000 m3 por ha, la precipitación total en la Sierra será de 1.400 hm3 anuales. De este volumen pasan a la red hidrográfica del orden del 30 al 40% de dicha cantidad, valor que es aproximadamente la mitad de su capacidad de embalsamiento.

Las masas forestales de la Sierra del Guadarrama, están directamente relacionadas con las fases de recogida y embalsado del ciclo integral de la gestión del agua en la Comunidad de Madrid. El agua procedente de las precipitaciones tiene que atravesar la cubierta forestal, que tapiza sus cuencas receptoras con una cobertura superior al 80%. Es decir el 80% de las precipitaciones recogidas en la Sierra se caracterizan por un ciclo hidrológico y un balance hídrico propio de un espacio forestal, sea o no, arbolado.

Seguir texto completo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *