Acequias, caceras, azudes, canales, regueras …

16-01-2015

Se trata de canales de conducción realizados tradicionalmente con materiales naturales de piedra, ladrillo o zanja de tierra, con todo un sistema de compuertas y distribución de agua muy complejo y que han perdurado en uso (o abandonados), hasta nuestros días. Son los caminos del agua, para unir las zonas de recolección con las zonas de uso. La fuente original pueden ser neveros, arroyos y ríos de montaña, embalses, etc.

Los paisajes tradicionales generados por estos canales de riego han facilitado el establecimiento de culturas enteras desde el origen de la civilización, y se han empleado generaciones en realizarlos. Nos referimos a los paisajes en mosaico que generan prados donde alternan con setos y bosquetes, matorrales, pastos y cultivos, todo ello irrigado por sistemas de caceras que trasforman el paisaje y crean riqueza y diversidad, donde solo había una formación vegetal homogénea. Muchos de estos sistemas complejos están perdidos, pero podrían recuperarse y seguirían siendo válidos y eficientes.

Dentro de estos canales de conducción, distinguimos  la reguera, que es el nombre que reciben las acequias al menos en la Sierra de Guadarrama, en ambas vertientes. A veces se les llama también regajos, aunque en realidad un regajo o reajo es un pequeño arroyo o depresión del terreno por donde circula el agua cuando llueve abundantemente, son lugares ideales para captación de escorrentía en lugares de montaña. La toponimia está llena de estos términos en el Sistema Central, para pequeñas zonas en depresiones o pequeños arroyos temporales.

Azud es una palabra de origen árabe que significa canal o cacera, pero en algunas zonas es un sistema que recoge aguas superficiales, que se construye en el lecho de ríos o barrancos. Se trata de un recrecimiento del lecho que desvía el agua por una acequia diseñada para transportar el agua a través de ella a molinos, a huertas o incluso a poblaciones que de otra manera no podrían tener acceso directo a la misma. Es un sistema que no consume energía al aprovechar los desniveles existentes en los territorios. Suelen construirse con materiales muy resistentes y robustos para que soporten la fuerza de las avenidas en épocas de lluvias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *